Los jóvenes de la Revuelta de la España Vaciada exigen oportunidades y tienen preparada la maleta para volver

Etiquetas:

En el tercer aniversario de la Revuelta de la España Vaciada, jóvenes de diversas plataformas se manifestaron en Madrid para exigir futuro para los pueblos. Fueron recibidos por la directora del INJUVE, a quien trasladaron sus reivindicaciones porque quieren tener oportunidades para volver.

La Revuelta de la España Vaciada celebró el tercer aniversario del 31M, fecha de la histórica manifestación del 31 de marzo de 2019, con los jóvenes como protagonistas. En el Año Europeo de la Juventud, en esta ocasión la reivindicación se desarrolló bajo el lema “Somos el mañana de los pueblos”, con el que han querido visibilizar que la juventud de la España Vaciada es imprescindible para garantizar la supervivencia de estas poblaciones.

A media mañana, un grupo de jóvenes de distintas plataformas de la Revuelta mantuvo una reunión con la directora del Instituto de la Juventud (INJUVE), María Teresa Pérez, a quien trasladaron sus demandas de políticas y medidas con las que evitar el vaciamiento de estos territorios y un Plan de retorno rural, para que los jóvenes que lo deseen puedan desarrollar su proyecto de vida en ellos. Aseguran que quieren ser el futuro del medio rural español, y que “se puede y se debe frenar y revertir la despoblación”.

El Injuve se comprometió a crear una «Mesa Estatal Juvenil del Medio Rural» dentro de la Comisión Interministerial para la Juventud que trabaja las medidas de la nueva Estrategia de Juventud 2030, que los Premios Nacionales de Juventud cuenten con una nueva categoría para los jóvenes en el medio rural, a incluir un monográfico en la Revista de Estudios de Juventud analizando la situación de los jóvenes del mundo rural y su función como agente dinamizador de la economía sostenible y de la conservación del patrimonio natural y cultural, además de otras propuestas.

A la una del mediodía, jóvenes de varias provincias de la España Vaciada se concentraron en la puerta del Instituto de la Juventud (INJUVE), portando maletas con las que denuncian, de manera simbólica, el éxodo rural al que se ven obligados, “ante la falta de ofertas formativas, profesionales y vitales”. Sin embargo, aseguran que estas maletas representan también que están preparados para volver a su territorio, si existen oportunidades.

En esta línea, el manifiesto que se leyó en el acto hizo hincapié en que muchos jóvenes del medio rural tienen la esperanza de poder regresar y establecerse en sus provincias de origen, pero que “el actual modelo de desarrollo implantado por el Estado nos echa de nuestros pueblos, nos aleja de nuestra gente y nos separa de nuestra tierra. No nos dejan más opción que emigrar, formar un proyecto de vida lejos de donde nos criamos nosotros y nuestros padres”.

Defienden orgullosos que deben lo que son al lugar donde crecieron y sienten que tienen una deuda con su territorio, por eso exigen que “desde las administraciones públicas se pongan en marcha mecanismos y políticas que nos permitan poder elegir dónde vivir, para que no se expulse a nadie de su territorio”. Demandan un Plan de Retorno Rural, con políticas activas de empleo, vivienda, comunicaciones y ocio, que ayuden a incentivar a esos jóvenes que viven en una ciudad y que querrían vivir en el mundo rural, “y también pedimos un plan para que no se vayan los que ya están, para fijar población”. Insisten en que la diversificación de la economía es la oportunidad que requiere el mundo rural para retener y atraer talento más allá del propio sector primario. Reclaman que se garanticen las mismas oportunidades y servicios públicos de calidad que a los habitantes de las grandes ciudades,que podamos formarnos cerca de nuestra casa, que tengamos asistencia médica cercana, que haya acceso a internet de calidad para estudiar, trabajar y divertirnos, que podamos desplazarnos por infraestructuras dignas y del siglo XXI, por las que circulen transportes públicos y sostenibles que nos lleven de vuelta a casa, o que haya acceso a vivienda de alquiler.”

La Revuelta de la España Vaciada sigue latiendo fuerte

La Revuelta de la España Vaciada sigue viva y demandando un futuro digno para el medio rural español. Tras la histórica manifestación del 31 de marzo de 2019 se ha venido conmemorando esta fecha con distintas acciones para demostrar que la sociedad civil sigue luchando por su futuro, como el repique de campanas en la puerta del Congreso de los Diputados del año pasado, o las concentraciones que se realizan todos los años desde 2019 bajo el lema “Yo paro por mi pueblo”.

Preguntados por los medios de comunicación, los jóvenes de la España Vaciada explican que están convencidos de que la Revuelta supuso un antes y un después, que se ha logrado concienciación sobre el grave problema de la despoblación y la falta de equilibrio territorial, pero que las instituciones “tienen todavía mucho por hacer” y les piden que pasen de la teoría a la práctica, con medidas contundentes. Recuerdan que los colectivos que integran la Revuelta -entre los que se encuentra COCEDER-, de manera conjunta, desarrollaron 101 medidas del Modelo de desarrollo de la España Vaciada, que presentaron en el Congreso de los Diputados en mayo de 2021. Se realizó siguiendo la metodología “de abajo a arriba«, por más de 140 participantes que viven cada día la realidad de los territorios despoblados, pertenecientes a 80 plataformas ciudadanas y entidades que durante ocho meses consensuaron ideas, propuestas y acciones para revertir la despoblación de forma efectiva.

Jóvenes del CDR El Sequillo 

Maletas con mensajes de los jóvenes en el acto del CDR O Viso

Vídeo declaraciones Diego Loras, representante de los jóvenes de la Revuelta España Vaciada

 

 

No hay comentarios aún.

Dejar un comentario

Introduce tu nombre de usuario y contraseña
descubrirás nuevos apartados para usuarios registrados y podrás gestionar contenido de la página web