FAQ Agricultura

1- ¿Qué es la agricultura ecológica?

La agricultura ecológica es un método de producción agrícola caracterizada por tratar las prácticas agrarias de forma respetuosa con el medio ambiente, sin aplicar productos químicos de síntesis y manteniendo unos niveles altos de biodiversidad.

Es también conocida como agricultura biológica y agricultura orgánica.

2- ¿Por qué iniciarme en la agricultura ecológica

Si pensamos en agricultura ecológica lo primero en lo que pensamos es en un estilo de vida saludable, por ello iniciarnos en ella parte de la idea de obtener nuestros propios alimentos sanos y respetuosos con el medio ambiente. Desde el punto de vista comercial, conlleva una toma de conciencia por y para la mejora de nuestra manera de vivir y la de generaciones futuras manteniendo el entorno donde residimos. El tener a nuestro alcance productos saludables y de calidad nos ayuda a tomar conciencia de la importancia del respeto y cuidado del medio ambiente.

3- ¿Qué importancia tiene la agricultura ecológica?

La agricultura en general parte de la necesidad de no seguir deteriorando el medio agrícola y poder recuperarlo de los impactos negativos que han producido los métodos intensivos de producción sobre el medio ambiente. Debido a la contaminación de los productos por medio de las producciones intensivas está provocando una inseguridad alimentaria, conllevando a la proliferación de enfermedades en los animales y en el hombre.

Estos sistemas de producción tienen la capacidad para que pequeños y medianos productores puedan ser capaces de producir sus propios alimentos con mayor calidad y seguridad, pudiendo subsistir con una renta digna.

4- ¿Qué pasos debo seguir para iniciarme en la agricultura ecológica?

Lo primero que tenemos que tener claro es cambiar la conciencia de convencional a ecológico, además de conocer y cumplir algunos requisitos administrativos y de control y utilizar adecuadamente las técnicas de producción ecológica.

5- ¿Cuál es la normativa que regula la producción ecológica? ¿Quién controla y certifica la producción ecológica?

La normativa de aplicación a los productores Andaluces es la misma que tienen que cumplir los productores ecológicos de cualquier país de la Unión Europea y es el Reglamento (CE) nº 834/2007, del Consejo, de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos. En España, el control y la certificación de la producción agraria ecológica es competencia de las Comunidades Autónomas y se lleva a cabo mayoritariamente por autoridades de control públicas, a través de Consejos o Comités de Agricultura Ecológica territoriales que son organismos dependientes de las correspondientes Consejerías o Departamentos de Agricultura, o directamente por Direcciones Generales adscritas a las mismas

6- ¿Cuáles son los sellos que distinguen los productos ecológicos?

Desde el 1 de julio de 2010, es obligatoria la utilización del nuevo logotipo ecológico de la UE en los productos alimenticios producidos mediante agricultura ecológica. El logo de agricultura ecológica de la UE ofrece a los consumidores plenas garantías de que el origen y la calidad de los alimentos y bebidas cumplen los requisitos establecidos en el Reglamento de agricultura ecológica de la UE. Aparte de este sello cada comunidad autónoma tiene su propio logotipo de agricultura ecológica, que podemos encontrarlo junto al de la unión europea.

7- ¿Qué es el periodo de conversión?

Por periodo de conversión entendemos el plazo de tiempo que debe transcurrir desde que el operador se da de alta en un organismo de control autorizado, hasta que puede vender sus productos como ecológicos. Empieza a contar desde el momento de la inscripción en el organismo de control y viene establecido conforme Reglamento de aplicación. Este plazo temporal garantiza al consumidor la ausencia de residuos de productos químicos de síntesis en los alimentos. El periodo de conversión será de, al menos dos años antes de la siembra o, en el caso de las praderas o los forrajes perennes, de al menos dos años antes de su explotación como piensos procedentes de la agricultura ecológica, o en el caso de los cultivos perennes distintos de los forrajes, de al menos tres años antes de la primera cosecha de los productos ecológicos.

 

8- ¿Cómo podemos reconocer que un producto es ecológico?

Para saber si un producto es ecológico debe de venir indicado por una etiqueta. La etiqueta del producto debe llevar obligatoriamente el nombre y/o el código de la entidad certificadora. Este código está formado por las iniciales ES, que indica que esta certificado en España, más otras dos iniciales que indican la comunidad autónoma a la que pertenece, seguido de dos dígitos que indican la entidad certificadora y se finaliza con las siglas AE, que hacen referencia a la agricultura ecológica.

En el caso de la comunidad autónoma de Andalucía quedaría de este modo:

ES-AN-XX-AE

9- ¿Qué son las plantas adventicias?

Las plantas adventicias son también conocidas como “malas hierbas” y podemos encontrarlas en todos tipos de suelos.

10- ¿Cómo controlar las plantas adventicias?

En producción ecológica se considera a las plantas adventicias como un componente más del agroecosistema y que realiza muchas funciones importantes. Este tipo de plantas actúa como estabilizador del suelo, evitando la erosión, crea microclimas favorables para los microorganismos del suelo, suministra materia orgánica, recicla nutrientes y constituye hábitats adecuados para insectos, aves… que juegan un importante papel en el control biológico.

 

Para la retirada de malas hierbas existen varios métodos de control:

– Métodos mecánicos

– Rotación de cultivos

– Pastoreo con ganado

– Utilización de variedades adaptadas

– Aumento de la densidad de siembra

– Falsa siembra

– Acolchado o Mulching

11- ¿Qué estrategias podemos seguir para el control de hongos e insectos?

La mejor estrategia a seguir será la preventiva, por ello debemos de anticiparnos a las distintas plagas y enfermedades, siendo la mayoría de ellas controladas si actuamos a tiempo. Otra manera de evitar estos problemas es utilizando variedades locales ya que se adaptan mejor al medio y son más fuertes contra las plagas y enfermedades. Debemos mantener la biodiversidad, para que haya un equilibrio ecológico entre las especies animales y vegetales y además, se pueden utilizar medios físicos y trampas, control biológico y tratamientos con productos vegetales y minerales autorizados.

Otra de las estrategias que podemos llevar a cabo será la introducción de setos de flora útil (p. ej.: plantas aromáticas, compuestas, umbelíferas…), que permiten el establecimiento de vegetación natural autóctona en las lindes, que conjuntamente diversifican el paisaje y sirven de refugio a insectos y aves beneficiosas (fauna auxiliar), los cuales controlan a insectos que pueden llegar a convertirse en plagas de los cultivos.

 

12- ¿Cómo debemos de fertilizar en agricultura ecológica?

La agricultura ecológica deberá basarse fundamentalmente en recursos renovables integrados en sistemas agrarios locales. Para minimizar el uso de recursos no renovables, los residuos y subproductos de origen vegetal y animal deben reciclarse mediante la reposición de nutrientes en la tierra.

La fertilidad y la actividad biológica del suelo deberán ser mantenidas o incrementadas mediante la rotación plurianual de cultivos que comprenda las leguminosas y otros cultivos de abonos verdes y la aplicación de estiércol animal o materia orgánica, ambos de preferencia compostados, de producción ecológica.

Cuando las necesidades nutricionales de nuestro cultivo no se satisfacen con las prácticas de aplicación de estiércol y compost, rotación de cultivos, siembra de leguminosas, barbechos, abonos verdes y cubiertas vegetales, pueden emplearse los biofertilizantes líquidos orientados a la agricultura ecológica.

13- ¿Qué productos puedo aplicar en mi finca?

Para la fertilización del suelo y la gestión de “plagas, enfermedades y malas hierbas”, sólo podrán utilizarse en la producción ecológica los productos mencionados en los anexos I y II del Reglamento (CE) nº 889/2008, de la Comisión, por el que se establecen las disposiciones de aplicación, del Reglamento (CE) nº 834/2007, del Consejo, de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos.

Un aspecto clave a tener siempre presente en agricultura ecológica, es lo que se conoce como “sustitución de insumos”, que consiste en aplicar un manejo similar al método convencional, únicamente cambiando los “productos químicos” por otros que son autorizados en producción ecológica. Esta práctica puede tener sentido, en una primera fase, durante el periodo de conversión, o siempre que el cultivo necesite un suplemento extra de nutrientes.

14- ¿Dónde puedo conseguir los productos?

Existen en el mercado un gran número de productos utilizables en agricultura ecológica.

Estos productos los podemos encontrar en comercios dedicados a insumos para la agricultura, donde encontramos tanto grandes casas comerciales, como pequeños comerciantes que se están dedicando exclusivamente a los biofertilizantes.

15- ¿Qué semillas son las recomendables para la agricultura ecológica?

De forma general, y conforme a la normativa, para la producción ecológica, sólo podrán utilizarse semillas y materiales de reproducción vegetativa que hayan sido producidos ecológicamente. Es importante conocer que existe una Base de Datos informatizada, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, que recoge las variedades de semillas o patatas de siembra disponibles en España, obtenidas bajo el método de producción ecológica. En dicha Base de Datos se puede consultar las semillas de producción ecológica y la lista de proveedores. En caso de que no existan en el mercado las variedades en la variante ecológica, la Normativa permite la concesión de “excepciones” a las normas. En este caso, podrán utilizarse semillas o material de reproducción vegetativa procedentes de una unidad de producción en fase de conversión a la agricultura ecológica.

No obstante, los Estados miembros (Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía como autoridad competente) podrán autorizar la utilización de semillas o material de reproducción vegetativa no ecológicos si no se dispone de los mismos procedentes de la producción ecológica.

16- ¿Qué es el compost?

El compost es un sustrato que está hecho a base de desechos orgánicos, en el cual actúan unos microorganismos que van descomponiendo los desechos orgánicos hasta formar un sustrato de alta calidad para el suelo.

17- ¿Qué elementos son los idóneos para un buen compostaje?

Los ingredientes que podemos elegir a la hora de realizar un compostaje pueden ser:

– Materiales húmedos: Ricos en agua y sustancias nutritivas como el nitrógeno (restos de frutas y verduras, césped y poda fresca, cáscaras de huevo, etc.).

– Materiales secos: Compuestos básicamente por carbono (pequeñas ramas, hojas secas, viruta, paja, cartón, periódico, etc.). Como son materiales de descomposición lenta, es útil añadir estiércol de animales de granja o corral (gallinas, conejos, ovejas, cabras, caballos, vacas…), compost maduro o tierra de huerto.

 

– Se han de evitar excrementos de perros, gatos y demás animales carnívoros, pues pueden contener parásitos. Además, se evitarán materiales cocinados, especialmente carnes y pescados, ya que pueden atraer malos olores, moscas y roedores. Se pueden incorporar a la mezcla papel y cartón de embalaje, desmenuzados en pequeños trozos. Sin embargo, no ha de aportarse papel satinado ni revistas, pues tienen elementos tóxicos en sus tintas.

 

18- ¿Cuál es el sitio más seguro para hacer un compostaje?

Para realizar un buen compostaje hay que tener en cuenta varios factores, como pueden ser el lugar donde lo vamos a realizar, la climatología, el recipiente, etc.

El lugar para proceder a la hora de realizar un compostaje debe de ser en un sitio abierto y con buena ventilación, ya que se puede dar el caso de tener problemas de malos olores por no realizar bien las mezclas. A la hora de situarlo debemos de tener en cuenta la posición, lo mejor es debajo de un árbol o sembrado en algún rincón de nuestro jardín, sin que le dé la luz del sol directamente durante todo el día.

El compostaje lo podemos mantener en una compostera o libremente en un montón sobre el suelo. Si elegimos una compostera podemos utilizar una ya fabricada que encontraremos de muchos modelos o bien podemos hacer la nuestra propia, para ello podemos usar cualquier recipiente que podamos tener como bidones de chapa, palets, etc.Tenemos que tener cuidado con la climatología, hay que tener en cuenta que es un proceso que aumenta mucho la temperatura interior, por ello debemos de tenerlo en un lugar donde la temperatura exterior sea constante tanto en verano como en invierno y tenga una buena sombra. En el caso de la lluvia es mejor que no se moje, ya que cambiará las condiciones óptimas para que se realice la actividad microbiana y esto haría que tuviéramos que dárselas otra vez.

 

19- ¿Cómo proceder a hacer el compost?

Para comenzar el compostaje hay que elegir la base de la compostera, se prepara un lecho de material leñoso, de 20 cm. aproximadamente: ramas, paja, o cualquier otro material que permita aireación y no se compacte, permitiendo la entrada a los microorganismos. Seguidamente se introduce una masa de al menos la mitad de la compostera, de materiales húmedos y secos mezclándolos, y así poniendo en marcha el proceso. Si queremos ir aumentando la masa de nuestro compost solo debemos de ir incorporando nuevos materiales regularmente materiales secos y húmedos. Intentando que la proporción de los mismos sea 2 partes de material húmedo por 1 de seco. En caso de que no se disponga de restos leñosos o secos, se pueden aportar cartones troceados, virutas o serrín. Es conveniente remover en cada aportación el material nuevo con el aporte anterior, así facilitamos la descomposición del material más fresco.

Para evitar la proliferación de mosquitos en la parte de arriba, especialmente en las épocas más calurosas, es importante cubrir los restos de comida recién introducidos con material antiguo y hojas.

Si queremos acelerar el proceso, añadiremos de cuando en cuando compostmaduro, estiércol, o tierra de huerto o jardín, que actúan como aceleradores naturales del proceso.

Se ha de controlar la humedad en los distintos puntos de la pila, realizando volteos generales para que se homogenice la proporción de humedad. Ésta será la correcta si el material tiene un aspecto húmedo, pero no desprende líquido. Si nuestra mezcla tiene una humedad excesiva, se removerá o se harán agujeros en la misma con una barra o un palo a fin de que se airee. Si, por el contrario, la pila está muy seca, se regará uniformemente pero no se mojará excesivamente.

 

El proceso funciona si los materiales que se vayan compostando toman calor y pierden volumen, hundiéndose gradualmente en el cubo. En él, existirá al mismo tiempo compost en distintos estados de elaboración.

Una vez que nuestra compostera esté llena, o si han transcurrido al menos 5 meses desde el inicio de las operaciones, se puede empezar a extraer el compost ya elaborado de la parte inferior del montón, por la parte inferior o levantando el cubo total o parcialmente. Se puedeaprovechar esta oportunidad para hacer un volteo completo del material del montón.

 

20- ¿Qué es un bocashi?

“Bocashi” es una palabra japonesa, que significa materia orgánica fermentada. En buenas condiciones de humedad y temperatura, los microorganismos comienzan a descomponer la fracción más simple del material orgánico, como son los azúcares, almidones y proteínas, liberando sus nutrientes. El Bocashi es un abono orgánico posible de obtener en tan sólo 30 días.

 

21- ¿Qué ingredientes necesitamos para hacer un buen bocashi?

Para realizar un buen bocashi necesitamos de una serie de ingredientes, aquí se hace mención a los que se utilizan de forma más común, aunque si no disponemos de todos ellos se pueden cambiar por otros de similares características.

Los ingredientes principales son:

Tierra: la tierra si es arcillosa mejor, y que sea de nuestro propio huerto o finca. La tierra le da estructura, proporciona fermentos, microorganismos y elementos minerales.

Carbón: facilita la aireación, la absorción de calor y humedad. Estimula la actividad biológica del suelo. Emplearlo en polvo o en trozos < 1 cm diámetro.

Estiércol de gallina: principal fuente de Nitrógeno de la mezcla. No aportar en fresco, sino parcialmente compostada. Mezclar preferiblemente con cama de paja o viruta de madera (no tratadas con sustancias tóxicas). Se pueden emplear otros estiércoles: conejo, caballo, vaca, oveja o cerdo con resultados satisfactorios.

 

Aparte de estos ingredientes también son importantes los que a continuación se detallan:

Cascarilla de arroz: mejora las propiedades físicas del suelo, facilitando su aireación y control del exceso de humedad. Es rica en Sílice, por lo que proporciona a los cultivos resistencia a plagas y enfermedades. Sustituible por paja o restos de cultivos secos y triturados. Debemos reducir su aporte, si el estiércol tiene una cama abundante.

Arroz troceado: favorece la fermentación y aporta Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, y Magnesio. Sustituible por ceniza de maderas no tratadas o cal agrícola.

Carbohidratos (melaza de caña, remolacha azucarera…): aporta valor energético, multiplicando la actividad biológica.

Levadura, mantillo o bocashi: es la principal fuente de inoculación microbiológica. Puede aportarse tierra, compost maduro o bocashi elaborado anteriormente.

Cenizas o roca basáltica: incorpora los minerales que se necesitan para el crecimiento de las plantas.

A continuación vamos a detallar las proporciones de los materiales anteriores.

1 parte equivale aproximadamente a 50 kg

2 partes de tierra (100 kg)

2 partes de cascarilla o paja (100 kg)

2 partes de gallinaza u otros estiércoles (100 kg)

1 parte de carbón= 50 kg

5 kg de cascarilla de arroz, cal y/o cenizas

100 gr de levadura o 5 kg de bocashi maduro/ mantillo

1 litro de melaza

22- ¿Cómo realizar un bocashi?

La manera de proceder a la hora de hacer un bocashi es la siguiente:

– La elaboración consiste en mezclar homogéneamente todos los ingredientes. Extender la tierra y sobre ella ir aportando el resto de ingredientes.

– Por otro lado, deshacer la melaza y disolver levadura en agua tibia. Aportar esta mezcla al montón anterior y remover con pala.

– Para obtener una mezcla homogénea podemos hacer pequeños montones, trasladándolos de un lado al otro y viceversa.

– Aportar agua en un 50-60%. Reservar partes secas por si nos excedemos con el agua. Comprobar humedad óptima mediante prueba del puño o croqueta (la mezcla se compacta al apretar y se desmenuza fácilmente con la mano).

– Formar un montón de 50 cm altura, cubrir con lonas o sacos de fibras transpirables para acelerar la fermentación. La temperatura ascenderá hasta 70-75ºC los días siguientes.

– Voltear dos veces/día (mañana y tarde) para evitar que supere los 50 ºC (es normal que desprenda mal olor al moverla).

– Cuando la temperatura descienda, voltear solo una vez/día. Dejar de voltear cuando la temperatura del montón descienda a temperatura ambiente y se estabilice. Esto sucederá aproximadamente a los 12 días (etapa maduración).

– A los 30 días el abono estará listo, presentando una consistencia ligera y olor agradable. Se recomienda emplearlo antes de 2-3 meses y conservar la cantidad necesaria para elaborar sucesivos bocashi.

 

– Si deseamos almacenarlo, debemos protegerlo del sol, viento y lluvia en sacos transpirables o micro perforados. Es posible conservarlo hasta 1 año. Secar a la sombra durante 3-4 días y ensacar, luego guardar en lugar protegido.

 

23- ¿Cómo controlar el gusano de la col (Pierisbrassicae)?

Esta plaga en concreto aparece año tras año en nuestros huertos y ataca a la variedad de Brasscica(col, coliflor brócolis, lombarda, etc.) es cuando está en la fase de larva (gusano) cuando se está alimentando de nuestras plantas.

Uno de los síntomas que nos indica que nuestro huerto tiene esta plaga es cuando vemos la mariposa blanca revoloteando por nuestro huerto, que es cuando el gusano está en la fase adulta. Otra forma de reconocer la plaga es observando que nuestras plantas están comidas.

La manera de detener la plaga puede ser de forma mecánica pero cuando tenemos un pequeño huerto se pueden repasar las plantas afectadas y eliminarlas manualmente, ya que se ven claramente en el envés de las hojas. Si nuestro huerto es algo mayor lo podemos eliminar con control biológico con aplicación de Bacillusthuringiensis, que funciona muy bien contra la plaga.

24- ¿Cómo eliminar el pulgón de las plantas?

Las plagas del pulgón la observamos en muchas plantas y árboles que tenemos en nuestros huertos y jardines, como plaga el pulgón no mata a las plantas, pero puede ser que por los pulgones tengamos problemas de hongos en nuestras plantas. En realidad los pulgones son muy fáciles de eliminar, si tenemos un pequeño huerto los podemos controlar con un simple jabón. Debemos utilizar jabón mezclado con agua y fumigado sobre la propia planta, esto será suficiente para eliminarlo, si vemos que no lo elimina por completo debemos de repetir la aplicación hasta que se elimine. Los jabones que podemos utilizar deben ser lo más natural posible o incluso podemos hacerlo nosotros mismos con el aceite que desechamos de nuestras casas. Si la plaga es muy grande o tenemos una huerta más grande debemos utilizar un fumigador de mayor tamaño. Para eliminarla lo mejor es mezclando jabón, (si es jabón potásico mucho mejor), con piretrina.

Otra forma de mantener controlada la plaga de pulgón es de forma natural, siempre podemos tener depredadores que mantienen la plaga controlada, como pueden ser mariquitas, crisopas, tijeretas, avispillas…

25- ¿Cómo eliminar hongos de nuestro suelo?

Una de las mejores formas de eliminar hongos de nuestros suelos es por medio de la biosolarización, este método consiste en eliminar todos los hongos, además de las semillas de malas hierbas por medio de calor. Este proceso lo debemos de hacer cuando no tengamos nada sembrado en ese periodo, los mejores meses para llevarlo a cabo son los de más calor, entre junio- septiembre, siendo los mejores julio y agosto.

Para llevar a cabo este proceso debemos de tener un plástico lo bastante grande que ocupe toda la superficie de actuación. En primer momento tenemos que arar la superficie, e incorporar todas las malas hierbas o restos de cultivos anteriores que teníamos, en segundo lugar debemos aportar estiércol, si es fresco nos vale, incluso es mejor que no esté curado del todo, debemos aplicar medio kilo por metro cuadrado de gallinaza. Luego le daremos un buen riego y a continuación procederemos a montar un riego por goteo. Una vez hecho esto pondremos el plástico (el plástico tiene que ser blanco o trasparente) y lo dejaremos durante un mes, dándole un riego de vez en cuando para que el terreno no se seque demasiado. Es importante que este bien sellado y no tenga ninguna fuga de aire.Esto eliminará todos los hongos patógenos que tenemos en el suelo y también todas las semillas, lo que nos sirve también para eliminar malas hierbas. Además hace que se regenere la vida microbiana del suelo.

26- ¿Cómo eliminar la roya (Pucciniaallii, P. porri) de los cultivos como el ajo, espárragos, puerros, cebollas, etc.?

Para eliminar la enfermedad de la roya en los cultivos, la mejor opción es la prevención, pero sin embargo si la enfermedad ya nos ha atacado éste preparado funciona muy bien, tanto para eliminarla como para prevenirla. Además también combate más enfermedades fúngicas.

A continuación se va a detallar como realizar el preparado:

Ingredientes:

100 litros de agua.

500 gramos de sulfato de cobre.

600 gramos de sulfato de cinc.

400 gramos de bórax o (ácido bórico).

400 gramos de sulfato de magnesio.

500 gramos de cal viva o apagada.

 

Para realizar la preparación debemos seguir los siguientes pasos. En un bidón de 100 litros añadimos el agua y vamos añadiendo el sulfato de cobre y agitándolo para que se vaya deshaciendo (si es necesario debemos de calentar un poco el agua para que se disuelva el sulfato), a continuación le vamos añadiendo todos los demás ingredientes, en el orden que creamos más conveniente, pero teniendo en cuenta que la cal hay que añadirla al final.

A la hora de aplicarlo por vía foliar, en hortalizas la dosis es de 60% de agua y 40% de preparado; para frutales adultos 50% de agua por 50% de preparado.

 

27- ¿Cómo eliminar la cochinilla negra o de la tizne (Saissetiaoleae) del olivo?

Si queremos erradicar la cochinilla del olivo, debemos preparar un caldo muy fácil de realizar a base de cenizas:

Ingredientes:

100 litros de agua.

20 kg de cenizas (sea lo más fina posible).

4 kg de jabón.

1 litro de aceite, (puede ser biodiesel).

 

Para la preparación necesitamos un balde metálico de 100 litros de volumen (puede ser un bidón de chapa cortado un poco más arriba de la mitad), tenemos que hacer un fuego u hoguera y llevar los 100 litros de agua a ebullición. Una vez esté hirviendo le agregamos la ceniza y el jabón, debemos de agitarlo constantemente. Este proceso durara entre 30-40 minutos. Una vez pasado este tiempo, lo apartamos del fuego y le añadimos el litro de aceite.

El preparado ya estaría listo para utilizarlo cundo se enfríe, lo aplicamos al 3%. No debemos de aplicarlo en épocas de mucho calor, ya que contiene aceite y puede hacer efecto lupa sobre las hojas del olivo.

28- ¿Cómo fortalecer la familia de las solanáceas (patatas, tomates, pimientos, berenjenas, etc.) y darle vitalidad?

Para mantener una buena plantación de estos cultivos, existe un preparado que es a base de caldo bordelés al 1% más caldo sulfocálcico (añadimos 4 litros). Este preparado le da una vitalidad al cultivo y lo protege de enfermedades e insectos. Desde mi experiencia he podido comprobar que éste preparado ha eliminado la tuta absoluta de la patata. Es importante no utilizarlo cuando las plantas de esta familia empiecen a echar las primeras flores si no que hay que hacerlo cuando las plantas estén en crecimiento vegetativo.

29- ¿Cómo hacer el caldo bordelés?

Ha sido utilizado desde tiempos antiguos para curar enfermedades de las plantas. Es una solución compuesta de sulfato de cobre y óxido de calcio (cal hidratada). Es un excelente fungicida, acaricida y repelente contra algunos insectos coleópteros de varios cultivos. Controla las enfermedades causadas por hongos como antracnosis y mildius, en tallos, hojas y frutos, en plantas de mango, aguacate, etc. En la etapa de vivero previene y controla el mal del talluelo.

Ingredientes:

100 litros de agua.

1 kilo de sulfato de cobre.

1 kilo de cal viva o apagada.

Un medidor de Ph o un elemento limpio cualquiera de metal.

2 recipientes plásticos de litro (barreño).

1 bidón plástica con capacidad de 100 lts.

1 palo largo.

1 fumigadora completamente limpia.

 

Para elaborar este compuesto debemos seguir los pasos siguientes:

– Vierta un litro de agua a cada uno de los barreños pequeños y disuelva en uno el kilo de sulfato de cobre y la cal viva en el otro. El tiempo y la práctica le dirá si necesita calentar un poco el agua en el que se disuelve el sulfato de cobre. Esta práctica agilizará la completa disolución del producto.

– Llene el bidón con los 98 litros de agua restantes.

– Vierta el contenido del barreño en el que disolvió completamente la cal viva al bidón de agua.

– Vierta el contenido del barreño con el sulfato de cobre completamente disuelto, en el bidón. Recuerde respetar el orden de la mezcla para evitar accidentes, esto es, siempre adicione de últimas el sulfato en el bidón.

– Revuelva vigorosamente el bidón con los 100 litros de mezcla.

– Realice la medición de PH o introduzca el elemento de metal a la mezcla, por un periodo de 2 minutos aproximadamente. Si la medición le dio inferior a 6, o el elemento de metal tomó un color bronce óxido; adicione un poco más de cal y vuelva a mezclar y a medir. Esto hasta que el PH sea neutro o el elemento de metal no se oxide. Generalmente al usarse las cantidades indicadas, la mezcla quedará neutra o necesitara muy poca cal de más para obtener el neutro.

– Aplique el caldo bordelés disuelto con una proporción de 1:20.

 

30- ¿Cómo hacer el caldo sulfocálcico?

El caldo sulfocálcico es un caldo mineral muy útil para controlar enfermedades ocasionadas por hongos en los cultivos. También controla plagas en hortalizas y aporta nutrientes para el crecimiento, floración y fructificación de las plantas.

Ingredientes:

20 Kg de azufre en polvo.

10 Kg de cal viva o apagada.

100 litros de agua.

1 bidón metálico.

1 fogón de leña u hornilla.

2 cucharadas de aceite comestible.

 

Para elaborar este tipo de caldo se hace con unos sencillos pasos:

– Poner agua a hervir. Después de que el agua este hirviendo, agregar el azufre simultáneamente con la cal (despacio porque puede formar espuma y salirse del recipiente), revolver constantemente la mezcla durante aproximadamente 30 minutos, mientras más fuerte sea el fuego, mejor preparado quedará, durante este tiempo se tornará color ladrillo.

 

– En este momento se baja del fuego y se deja enfriar. En el bidón, se forma una nata blanca (carbonato de calcio), el líquido se torna de color vino tinto y en el fondo queda una pasta. Retirar la nata, colar el líquido, envasar en frascos oscuros o vasijas plásticas lejos de la luz directa del sol, no almacenar más de 6 meses.

 

Este preparado se utiliza del 1-3% dependiendo del cultivo y de su porte, no hay que aplicarlo en las cucurbitáceas (calabacines, calabazas, etc.)

ext.

31- ¿Cómo podría elegir los mejores tomates, pimientos o berenjenas para sacar semillas?

La mejor manera sería haciendo una selección masal. Se trata de un método de mejoramiento “simple” y a su vez el más antiguo, rápido y económico, y aunque los hay más estrictos, en muchas ocasiones es el único al alcance. Está basado en la selección intrapoblacional de los individuos de acuerdo a su fenotipo*.

Este tipo de selección se aplicará en la selección de un gran número de caracteres morfológicos, especialmente es eficaz cuando son fácilmente observables, como el de resistencia, la falta de pigmentación, la talla enana o semienana, etc. También se aplicará en la mejora de caracteres cuantitativos cuando la heredabilidad de carácter que se vaya a seleccionar sea alta. Este es en general el caso de la altura de la planta, la duración de la vegetación, el contenido de diferentes sustancias y la adaptabilidad a diferentes condiciones ambientales. En cambio no suele ser válido por ejemplo, para determinar el rendimiento de una planta.

 

Si la planta es autógama (es decir que las semillas provienen únicamente de autopolinización), el carácter se lo conferirá la planta a cada uno de los frutos (caso del tomate). Es decir, que no escogeremos aquel tomate que más nos guste, si no aquella planta que tenga un conjunto de tomates que más se acerquen a los caracteres que buscamos.

 

Si la planta es alógama (cuando existe polinización sexual cruzada entre individuos), habrá que tener en consideración diversos factores:

  • El aislamiento del conjunto de plantas de los que queramos extraer las semillas para que no haya polinización cruzada con otros individuos que confieran propiedades que no nos interese. Esto se puede conseguir por medio del establecimiento de unas distancias mínimas entre lotes de plantas, haciendo que no coincidan en el tiempo o mediante barreras artificiales.
  • Factores ambientales como: fertilización, profundidad, textura, buena preparación del terreno.
  • Prácticas culturales uniformes: siembra a misma distancia y profundidad, uniformidad en el riego y en la fertilización, control de malezas, plagas y enfermedades uniforme, etc.

*(el fenotipo es el conjunto de caracteres que son visibles de un individuo y que son el resultado de las características que le confieren sus genes y el medio). Para que me entiendas, si estuviéramos hablando de una persona de raza negra, hablaríamos de alguien con resistencia, fortaleza física, buena capacidad para seguir el ritmo, etc.)

32- Quería plantearte alguna cuestión sobre el riego. Resulta que tenemos unas cuantas parcelas sociales cerca del rio, que aunque el terreno es propiedad del ayuntamiento, se gestionan a través de nuestra entidad. Aunque regamos a manta y estamos cerca del rio con lo que es una zona con bastante humedad, hay personas que trabajan alguna de las parcelas, que están continuamente queriendo regar aunque pensamos que no es necesario hacerlo de forma tan cointinuada. ¿Cómo podríamos saber si hay necesidad de regar?

Por la sazón de la tierra. Esta palabra es tan antigua como la agricultura y nos indica el estado óptimo de la tierra para trabajarla. Este estado es aquel en que la tierra no se nos queda pegada a las herramientas, ni aquel en el que la tierra ha perdido por completo su humedad. Por tanto, y conscientes de que en agricultura no hay dogmas, no hará falta regar mientras la tierra aún mantenga este estado de sazón. Observar que en muchas ocasiones la tierra se seca en las capas superficiales a causa del viento pero en la capa más inferior se mantiene húmeda.A parte de por la sazón, existen otros maneras de determinar la necesidad de agua. Desde introducir el dedo en la tierra para ver si está húmeda hasta higrómetros o tensiómetros. Estos aparatos están pensados para medir la humedad que contiene un suelo y los encontramos desde muy sencillos por apenas 20€ hasta complejísimos tensiómetros atómicos.

Otra forma de saber si necesitamos agua sería mediante observación directa de las plantas. Si vemos que las plantas comienzan a presentar alguno de los siguientes síntomas tendremos que estar atentos porque probablemente tenga necesidad de agua

• Hojas de color apagado y sin brillo

• Pérdida de turgencia
• Amarilleamiento
• Se caen o se quedan lacias

Es importante tener en cuenta que las condiciones climáticas nos condicionan de manera fundamental el riego, por ejemplo, con un día de aire cálido, la planta puede mostrar al final del día ese decaimiento que nos parezca que necesita ser regada, pero lo importante sería fijarnos si la tierra mantiene suficiente humedad disponible para que la planta la absorba. Y también es fundamental conocer las necesidades hídricas de cada cultivo (eso nos lo marcará la procedencia de origen de la planta, el tipo de hoja, si tiene órganos de reserva, etc.)

33- He alquilado una pequeña parcela en las afueras de Valencia (por l'horta Nord) para plantar unas pocas verduras y hortalizas para autoconsumo. Quiero plantar unas matas de tomate ¿Cuál es la mejor época para hacerlo?¿Qué variedad o variedades me recomiendas plantar?

El tomate es una verdura de verano, por tanto aún tendrás que esperar unos meses para plantar tus tomateras. Puedes hacer el plantel en enero y así lo tendrás listo para primeros de abril, momento en el que puedes hacer el trasplante al campo. Después podrás hacer otra plantada a mediados de julio, con lo que tendrás tomate casi 7 meses del año.

En cuanto a variedades yo te recomendaría utilizar variedades locales, que aunque son plantas más vigorosas (por tanto te tocará trabajar un poco más para guiarla), están mucho mejor adaptadas a las condiciones ambientales y son de características organolépticas mucho mejor.  Ahora depende un poco del tipo de tomate que a ti más te guste; con más carne, más grandes, de formas más regulares, etc. Puedes ponerte en contacto con Llavorsd’açí (http://www.llavorsdaci.org/) para conseguir semillas y de paso contrastar con ellos para ver cuál te puede resultar más interesante.

Yo te recomendaría plantar el tomate cuarenteno. Es una variedad temprana, por lo que a mediados de mayo ya podías estar disfrutando de los tomates, de buenas cualidades organolépticas, relativamente fácil de llevar. Después podías plantar el rey del tomate, un valenciano, que sin duda lo vas a disfrutar enormemente en los meses de más calor en las ensaladas, y lo puedes complementar con un tomate de pera, que es apuesta segura (productivo, da poco trabajo y no hay que encañarlo y muy buena variedad para hacer conserva).

34- Tengo unos campos de naranjos heredados de mis padres que está por la zona de Náquera (Valencia). En algunos árboles empiezan a amarillear las hojas. ¿Qué puedo hacer?

Por lo que me comentas debe ser algún tipo de carencia. Lo primero sería hacer una analítica de las hojas para corroborar este punto. Me inclino a pensar por la zona que me dices que puede ser una clororsis férrica, es decir, una falta de asimilación de hierro por la planta debido al bloqueo del hierro en el suelo que provocan las tierras calizas que hay en tu zona.

Una vez hecho el análisis correcto de lo que le ocurren a los naranjos, hay que preguntarse de dónde vienen el problema ¿es por una mala práctica?¿no estás aportando los elementos nutritivos necesarios? Y a partir de ahí, hay que ver de qué manera podemos corregir esa deficiencia que muestran los árboles. De todas formas, ahora mismo es precipitado aventurarse a dar un diagnóstico, así que en cuanto vayas concretando un poco vamos viendo cuales son los siguientes pasos y que hacer.

35- Uno de los campos de naranjos anteriores tiene los árboles muy viejos y los quiero arrancar. Estoy planteándome plantar caquis ¿Qué variedad me recomiendas?¿o sería mejor alguna otra variedad? Dado que no me dedico a tiempo completo, quisiera un fruto que no requiera muchos cuidados.

Todos lo que sea fruticultura tiene una exigencia media en cuanto a dedicación. Necesita una poda anual o máxime bianual, un aclareo de frutos, hay que estar bastante pendiente del cultivo, etc. Por otro lado, el mercado del caqui comienza a estar ya saturado, por lo que cuando tus árboles entren e producción vas a tener el mismo problema que con la naranja para comercializarlo dignamente, a lo que hemos de sumar que la recolección es bastante más delicada que la naranja.

Si aun así decides poner caquis, yo te recomendaría que pusieras uno como el “tomatero”. Se trata de una variedad local que ha caído en desuso para la industria, pero de muy buena respuesta y buenas características, por lo que te vas a poder diferencias en el mercado cuando tus árboles entren en producción.

 

Si te piensas lo del caqui, planteate algunas cosas para escoger el cultivo y  variedad:

– Que no de mucho trabajo

– Que se adapte bien a tu zona (condiciones climáticas, orografía, tipo de suelo, etc)

– Piensa que lo que esté más “de moda” y cuando más extendido esté el cultivo, probablemente el mercado se saturará y tendrás problemas para comercializarlo. Siempre puedes optar por variedades un tanto diferenciadas (no es lo mismo poner naranja Navel que Sanguineli)

– Mira a ver de qué manera lo vas a comercializar, y si va a exportación o a consumo nacional. En función de esto escoge algo que tenga buen mercado y aceptación en tu zona o en las zonas del extranjero (si este fuera el caso).

36- En mi terraza he montado un pequeño huerto urbano con algunas verduras: berenjenas, pimientos, calabacines,… En algunas hojas he visto que están empezando a salir unos bichitos negros. Me han dicho que pueden ser pulgones. ¿Cómo puedo quitarlos de una forma natural, sin utilizar pesticidas?

Me sería mucho más fácil asegurarte algo si me hicieras llegar una foto de los brotes que tienen esos bichitos, pero por lo que cuentas sí parece que te han indicado bien. La mejor manera para ir controlándolos en un huerto urbano es con jabón potásico. Has de poner en un vaporizador un 5% de jabón y el resto de agua y lavar bien las hojas en las zonas donde está el pulgón y donde veas que han segregado melaza (se trata de un exudado del pulgón pegajoso). También puedes utilizar algún tipo de aceite vegetal y rocioarlos con un difusor, esto conseguirá una pequeña película sobre los mismos que los ahogará. Ten paciencia porque no desaparecerán enseguida y trata de llegar bien a todos.

Al mismo tiempo puedes recoger mariquitas en el campo y hacer sueltas en tus plantas que van a hacer un estupendo trabajo y te van a ayudar con los pulgones.

37- Estamos interesadas en impulsar desde nuestro CDR un mercado de proximidad en la zona para dar impulso a los productores jóvenes que se están incorporando a las zonas rurales y a los de toda la vida. ¿Nos podrías dar algunas indicaciones de cómo debemos crear este nuevo mercado? ¿Pasos a seguir, fomento de la participación, difusión, opciones para la gestión del mismo, etc.?

Para este tema os recomiendo que os pongáis en contacto con Daniel López, que os lo va a poder concretar con mucha mayor exactitud y profundidad. Después, o a la par  que le vais haciendo las consultas a él, si queréis concretar una charla on-line y os puedo contar de mis experiencias en la creación y participando en diferentes mercados de proximidad. Un saludo

38- Tenemos un campo de unos 3000 metros cuadrados en el que no sabemos bien el motivo, pero después de varias intentonas en los últimos años, no acaban de salir las cosas que producimos ahí. En cambio en otra parcela contigua los mismos cultivos cuando los realizamos en esta van sin problemas, no sé, es como si las plantas se fueran debilitando y se pusieran enfermas. Hemos estado mirando pero no acabamos de saber por qué pueda ser.

En vuestra consulta ya comentáis algo que puede ser la clave de porque está ocurriendo esto. Habláis de que parece como si se pusieran enfermas, y lo importante es saber por qué una planta se pone enferma, determinar las causas e intervenir. Voy a aprovechar para explicaros un poco como funciona cualquier planta a nivel sanitario.

Para que exista enfermedad, deben darse tres factores que son siempre condición necesaria, es decir, que si no se dan los tres no ocurre la enfermedad.

En primer lugar tiene que darse un huésped que contraiga la enfermedad, en este caso vuestro cultivo.

En segundo lugar, debe de haber un agente patógeno, por ejemplo podíamos estar hablando de un hongo

Y por último, y tan imprescindible como los dos anteriores, es que se deben dar unas condiciones ambientales determinadas que propicien la enfermedad. Te pongo un ejemplo. Si llueve mucho y te mojas, llegando a enfriarte, estás provocando un estrés a tu organismo que propicia las condiciones  para que cualquier bacteria con las que convivimos a diario, aproveche ese estado tuyo de “debilidad” para atacar tu organismo.

Así pues, para que exista enfermedad tienen que darse: Huésped, patógeno y condiciones favorables. Si alguno de los tres elementos no se dan la enfermedad no aparece.

Volviendo a la consulta más en concreto os comento que por los datos que me dais, debe haber algo en esa parcela que provoca un desequilibrio y con ello la aparición de unas condiciones favorables para que el cultivo enferme. ¿Cómo podéis ir concretando el motivo exacto?

Primeramente sacando el histórico de cultivo de esa parcela, preguntando que se ha cultivado tradicionalmente. Eso os dará pistas de que cultivos pueden ir bien o de que rotaciones hacer.

Sería importante, después de saber también la historia de la parcela, si tenéis alguna sospecha, que hicierais una analítica de tierra. El fin de la misma, es descartar que no estuviese contaminada o que el desequilibrio venga de la propia tierra por un exceso de algún elemento mineral. Estas analíticas son sencillas de hacer y baratas. Podréis recurrir a la universidad o a algún instituto geológico para llevarles una muestra (es importante que sigáis un protocolo adecuado para la recogida de la muestra) y vienen a estar sobre 50 €.

Cuando ya tengáis todos estos datos, y hayáis podido descartar algunas cosas o haceros una idea más exacta de por dónde van los tiros, será el omento de intervenir y ver qué soluciones se le puede dar. Así que manos a la obra y conforme avancéis en las averiguaciones, vamos viendo sucesivos pasos hasta encontrar el motivo de porqué en esa parcela todo parece que da problemas y en la contigua no.

39- En nuestra tierra era costumbre la melona, es decir, un tipo de melón grande de unos 7 u 8 quilos, de buena conservación durante el otoño. ¿Se podría, conservando las características del melón hacerlos de menor tamaño?

Sí. La respuesta es así de contundente. Entiendo que estamos hablando de una variedad local, es decir una variedad abierta. Las variedades abiertas tienen la propiedad de que se pueden reconducir o seleccionar los caracteres de las mismas que más nos interesen. En tu caso sería un tamaño más pequeño. Para ello tendrías que seleccionar el fruto o los frutos que tuviesen menor tamaño y al año siguiente hacer la plantación de melona con los mismos frutos. De esta manera, y repitiendo el proceso 3 ó 4 años, podemos llegar a una melona igual que la que tienes ahora pero con un tamaño mucho menor.

En el caso del melón, que tiene una polinización cruzada entre individuos, deberás tener especial cuidado con algunas cosas. Te recomiendo que leas la entrada sobre selección de hortalizas en la que hablo de cómo hacer ésta por caracterización masal para plantas alógamas (caso del melón)

40- ¿Qué entendemos agricultura ecológica y qué es la agroecología? ¿Cuáles son sus principales diferencias? Aclaremos las cosas

Como ya explicábamos, se trata de un método de producción agrícola y ganadera que se caracteriza por conjugar prácticas agrarias respetuosas con el medio ambiente, normas sobre bienestar animal, mantener elevados niveles de biodiversidad y no aplicar productos químicos de síntesis. Todo con el objetivo de poner a nuestro alcance alimentos saludables y de calidad.

Así pues, la agricultura, la ganadería y la acuicultura ecológica desempeñan (o debería) un doble papel social. Por un lado responde a la demanda de productos ecológicos por parte de los consumidores y, por otro, contribuye a la protección de nuestros recursos naturales y al desarrollo rural sostenible. También se la conoce como agricultura biológica y agricultura orgánica en otros países, y es muy común el empleo de las abreviaturas “bio” y “eco” en los alimentos que proceden de este modelo de producción.

Este modelo de producción está regulado por el Reglamento (CE) nº 834/2007, del Consejo de la U.E, en cuanto a producción y etiquetado de los productos ecológicos.

 

 

Pero hoy día, la agricultura ecológica tal y como la conocemos, no llega en la mayor parte de los casos a ser más que un conjunto de normas y métodos, que ha servido y sirve para demostrar que es posible obtener productos de mejor calidad sin contaminar el medio ambiente ni a las personas que lo habitan.

 

Un error importante y cada vez más recurrido en agricultura ecológica, tal vez por la incorporación de productores que simplemente buscan una mayor rentabilidad o que son de nuevos y desconocen la esencia de la agricultura ecológica, es lo que se conoce como “sustitución de insumos”, que consiste en aplicar un manejo similar al método convencional, únicamente cambiando los productos químicos por otros que son autorizados en producción ecológica. Esta práctica puede tener sentido, en una primera fase, durante el periodo de conversión, pero de forma general, esta práctica implantada como único método a largo plazo sobre el sistema ecológico, fracasará como modelo de manejo, al igual que ha fracaso el modelo convencional.

 

Del mismo modo, hay que ser conscientes de la existencia de lo que podríamos denominar“cultivos ecológicos con manejo intensivo”, entre los que cabe citar a hortícolas bajo plástico, frutales de pepita y hueso, cítricos y algunas plantaciones de olivar, todos ellos con las mismas dependencias de insumos y energéticas que los cultivos convencionales.

 

La agroecología la podemos definir como una ciencia. Pero es una ciencia distinta, una ciencia implicativa (más que explicativa), una ciencia con la gente, fruto del diálogo de saberes (el campesino y el académico o científico), integrativa (de las ciencias naturales y sociales) que defiende la coevolución social y natural como un todo. Es decir, la naturaleza y la sociedad van y han de ir de la mano. Es una ciencia implicativa porque busca ayudar al desarrollo social y natural, a la justicia social, a salir de la precariedad a tanto campesino y al desarrollo comunitario respetando la cultura, los sentires y la naturaleza.

 

Agricultura Ecológica Agroecología
•        Es una estrategia (pero no la única) de tránsito hacia sistemas más sostenibles

•        Comprende un conjunto de normas y métodos

•        Necesariamente deberemos estar certificados por el organismo competente para poder utilizar el término “bio”, “eco” u “orgánico”

•        Se basa en tres pilares(*): alimentos sanos, respeto al medio ambiente, precios justos.

 

 

(*) Originariamente eran los tres pilares sobre los que se sustentaba, pero en la agricultura ecológica de hoy día, cada uno de ellos es suceptible de ponerlo en cuestión•        Es una ciencia

•        Busca que el manejo de los sistemas se acerquen lo más posibles a la naturaleza

•        No está sometida a ninguna certificación

•        Funciona en ciclos cerrados de nutrientes, energía y materia

•        Considera ensamblados los problemas sociales, económicos y políticos como partícipes en la configuración de los sistemas agrarios, e incluye las perspectivas del espacio y del tiempo

 

41- ¿Cómo debemos hacer la conversión de unas parcelas cultivadas en convencional a ecológico?

Con paciencia, algunos conocimientos básicos y mucha observación.

Os recomiendo que leáis con detenimiento las entradas de la pregunta 10 y 11, donde se da unas pautas generales de lo que es el cultivo ecológico y la producción en el mismo. Es importante que tengáis muy presente que vuestra parcela va a pasar de estar controlada de forma “artifical” a buscar un equilibrio natural entre las diferentes especies del agrosistema, de la fertilidad, y de las plantas con el ambiente y con el suelo. Es como si un país vive bajo una férrea dictadura en la que todo se controla, y de repente se deja libre actuación de sus habitantes. Si no se hace con idea, esto puede tener un efecto rebote de los peores elementos para nuestro agrosistema.

 

Te pongo un cuadro que me gusta bastante de todas las interacciones que existen en una parcela de producción ecológica y que te darán una idea clara de que cosas has de tener presente.

42- ¿Quién controla y certifica la producción ecológica?

Depende de la comunidad autónoma de España en la que estemos el organismo de control será diferente. Por ejemplo en Andalucía es la Consejería de Agricultura y Pesca la autoridad competente en materia de producción ecológica y ha delegado las funciones del control en Organismos de Control Privados, pero en la Comunitat Valenciana, se ha delegado a organismos de Control Públicos . Aunque todos ellos llevan a cabo la inspección y la certificación en el ámbito de la producción ecológica de conformidad con el Reglamento (CE) no 834/2007, sobre producción y etiquetado de productos ecológicos.

Estos Organismos de Control controlan “todo” el proceso mediante visitas de inspección a las explotaciones y agroindustrias, así como con toma de muestras para analizar los productos. Por su parte, en el caso de los organismos de control privados, es la Consejería de Agricultura y Pesca la que vela porque los organismos de control realicen escrupulosamente su trabajo.

Para que un productor pueda comercializar sus productos como ecológicos, debe solicitar la “inscripción” en un organismo de control, someterse a inspecciones periódicas y realizar el manejo ecológico durante un periodo de conversión, pasado el cuál, el organismo de control le facilitará el “certificado” (documento justificativo) que le autoriza a la venta de su producción haciendo uso de la mención de producción ecológica.

Cada operador deberá ponerse en contacto con el Organismo de Control autorizado que le corresponda por región o que estime oportuno. Ellos informarán de los pasos a seguir, cuantía de inscripción y cuotas anuales, que se pagan para la certificación.

En todos los casos se pasará un año Cero y después dos años en periodo de Conversión, aunque dependiendo del caso este puede reducirse a uno.

43- No entendemos porqué pagar por hacer las cosas bien y buscamos vías alternativas a la certificación. ¿Cuáles nos recomiendas?¿Podemos tener algún problema si no nos certificamos?

Yo tampoco lo entiendo, pero es lo que hay nos guste o no. Tenéis que saber que hay organismos de control públicos y privados y siendo lo mismo, no es lo mismo ni todos son lo mismo. Las autoridades Públicas de Control de Agricultura Ecológica, son los Comités/Consejos de agricultura ecológica de las CCAA, después tienes las entidades de certificación privadas que por ejemplo, en el caso de Castilla la Mancha son 7 distintas.

 

Hay otras alternativas si como comentas no estáis dispuestos a pagar por algo que entendés que es hacer las cosas de forma correcta, o si se os queda “corta” la filosofía y la manera de trabajar de los organismos de control. Dentro de estas alternativas encontramos los sistemas participativos de garantía (SPG). Encontramos numerosas definiciones, pero tal vez la más común es la de INFOAM que los define como: “Los Sistemas Participativos de Garantía son sistemas de garantía de calidad que operan a nivel local. Certifican a productores y productoras tomando como base la participación activa de los actores y se construyen a partir de la confianza, las redes sociales y el intercambio de conocimiento”. Otras definiciones propuestas por los distintos colectivos que los aplican, están más enfocadas a resaltar su potencial político de transformación social, su procedimiento o sus principios.

 

Son sistemas de certificación gestionados desde el grupo local que se encarga de organizar y realizar visitas a las fincas (con representantes de la misma producción y del consumo) para apoyar al agricultor/a visitado a mejorar su manejo, adecuarlo a las pautas establecidas por el propio grupo. Después de la visita, otro grupo se encarga de comprobar la correcta aplicación de las normas y de emitir (o no) el certificado. El grupo en su totalidad, puede proponer mejoras para tender hacia mayores grados de sostenibilidad, tanto en la producción como en la comercialización. La certificación, deja de ser un mecanismo de control, y se convierte así en un mecanismo de apoyo a las gentes productoras.

 

Hemos de tener en cuenta, que sólo aquellos productores certificados por las Autoridades Competentes, podrán referirse a sus productos como ecológicos (eco o bio) y que para poder acceder a los mercados ecológicos de los países occidentales, los productores y productoras, deben cumplir una seria de normas de producción y certificación propias de cada mercado al que van destinados, lo que en muchos casos aleja a estos colectivos de sus métodos locales de producción.

 

Frente a esta colonización, los SPG abogan por una adaptación local y una participación activa de las personas implicadas en el proceso.

 

En España existen diferentes SPGs. De entre los más antiguos como los del Valle de Guadalhorce, y de los que más proyección tienen hoy por hoy, el SPG_Ecollaures en València

 

44- ¿Exactamente qué es el periodo de reconversión y cuánto dura?

Por periodo de conversión entendemos el plazo de tiempo que debe transcurrir desde que el operador se da de alta en un organismo de control autorizado, hasta que puede vender sus productos como ecológicos. Empieza a contar desde el momento de la inscripción en elorganismo de control y viene establecido conforme Reglamento de aplicación. Este plazo temporal garantiza al consumidor la ausencia de residuos de productos químicos de síntesis en los alimentos.

El periodo de conversión será de, al menos dos años antes de la siembra o, en el caso de las praderas o los forrajes perennes, de al menos dos años antes de su explotación como piensos procedentes de la agricultura ecológica, o en el caso de los cultivos perennes distintos de los forrajes, de al menos tres años antes de la primera cosecha de los productos ecológicos.

El periodo de conversión empezará, como muy pronto, cuando el operador notifique su actividad a las autoridades competentes y someta su explotación al régimen de control de conformidad con el Reglamento (CE) no 834/2007, sobre producción y etiquetado de productos ecológicos. Durante el periodo de conversión serán de aplicación todas las normas establecidas en Reglamento.

Es un proceso dinámico y progresivo durante el cual el agroecosistema se ajusta a un nuevo balance en sus componentes bióticos y abióticos, bajo un nuevo marco de relaciones ambientales, económicas y sociales. Se trata de un periodo de adaptación del método de producción convencional al ecológico. Durante este “proceso de transición” se adoptan las técnicas de manejo acordes con los principios del método de producción ecológico. Igualmente es un periodo de adaptación del agricultor a este modelo de entender la agricultura.

En una primera fase, durante el proceso de conversión, pudiera llevarse a cabo una “sustitución de insumos”, pero de forma general esta práctica realizada a largo plazo sobre el sistema ecológico fracasaría como modelo de manejo. No obstante los insumos se pueden considerar como una herramienta más con la que cuenta el agricultor para hacer uso de ella en caso de ser necesario.

Durante el periodo de conversión el operador suele tener acceso a las diferentes líneas de ayudas existentes en el sector ecológico, entre ellas a las Ayudas Agroambientales, las cuales puede solicitar durante la conversión.

45- ¿Se puede reducir el periodo de conversión?

En todos los casos se pasará un año Cero y después dos años en periodo de Conversión, aunque dependiendo del caso este puede reducirse a uno. Será la  autoridad competente, quien podrá decidir reconocer con carácter retroactivo, un periodo anterior como parte del periodo de conversión.

46- ¿Qué actividades formativas (jornadas, cursos, charlas...) existen en el ámbito de la producción ecológica?

Se desarrollan numerosas actividades formativas de diversa índole, dirigidas a diferentes grupos de interés, y que van desde charlas y jornadas de marcado carácter informativo, hasta másteres oficiales universitarios.

Como respuesta a las necesidades de formación las diferentes administraciones tienen líneas de apoyo y formativas. Las más recurridas y que yo te recomendaría son:

  • Cursos y seminarios organizados por la SEAE
  • Cursos organizados por las diferentes consejerías. Suelen ser cursos de no más de 40 horas, bastante prácticos y concretos que van desde la poda del olivo hasta introducción a la agricultura ecológica. Estos cursos se suelen ofrecer en las estaciones experimentales o centros de desarrollo tecnológico, pero los puede solicitar una agrupación de productores o un municipio.
  • Cursos de los servicios públicos de empleo
  • Cursos, talleres, jornadas y seminarios que ofrecen diferentes asociaciones como los comités de agricultura ecológica.
  • Diferentes escuelas y escuelas taller (por ejemplo “l’Escola Agraria de Manresa”)
  • Másters y/ post grados (Universidad de Córdoba, Universidad de Sevilla, Miguel Hernández, UniversitatAutònoma de Barcelona)

 

 

Por ejemplo en Andalucía se han diseñado “Aulas de Agroecología”, coordinadas desde la Asesoría para la Producción Ecológica (ASEPEA) de la Consejería de Agricultura y Pesca. Estos seminarios formativos cuentan con una visita técnica a campo (fincas colaboradoras) y una posterior puesta en común de las diferentes temáticas tratadas durante la visita (estas acciones las cordina el IFAPA)

Otros recursos que os pueden interesar, son los que COCEDER tiene previsto implantar dentro de un programa de asesoramiento permanente dinámico, con la colaboración de expertos en diferentes temas, de gran trayectoria.

 

 

¿Qué ventajas podemos encontrar con el compostaje? ¿Es recomendable?

 

Te enumero algunas de las ventajas que aporta un buen compost.

 

  • Contiene una gran reserva de nutrientes que poco a poco entrega a las plantas.
  • Al aumentar el contenido de materia o rg á n i c a d e l s u e l o, a u m e nt a s u estabilidad y así se evita la erosión y la desertificación.
  • Su utilización amortigua el peligro que supone para el suelo y el agua subterránea la aplicación abusiva de fertilizantes (especialmente los químicos de la agricultura convencional), absorbiendo los sobrantes.
  • Se produce también con la aplicación del compost el secuestro del carbono en suelo. Esta actuación es capaz de contribuir en mayor grado a la reducción de emisiones de Co2, frente a la valoración energética de los subproductos iniciales de los que se parte para su producción.
  • Es un hecho ya probado que la materia orgánica bien compostada puede presentar propiedades fitosanitarias de carácter supresivo para determinada enfermedades de las plantas.

47- En nuestro municipio llevamos a cabo un proyecto de transformación del olivar convencional a ecológico en los campos colindantes al casco urbano. Hace un par de años que comenzamos la reconversión pero no le hemos hecho ningún tipo de cubierta verde y nos gustaría implantársela. ¿Nos podrías ayudar con algunas pautas al diseño de la cubierta?

La gama de posibles cubiertas herbáceas para el olivar puede clasificarse según muchos conceptos, quizás el primer carácter diferenciador sea si se trata de cubiertas espontáneas o sembradas, y dentro de estas últimas las distinciones pueden hacerse por el número de especies que se siembran y por las familias botánicas que la componen.

No existen soluciones universales, válidas para todas las situaciones; cada explotación, en función de muchos factores, desde el tipo de tierra al relieve, desde la dimensión de las parcelas al régimen de tenencia, pasando por la disponibilidad de maquinaria o de ganado, exigirá un diseño específico que se adapte a sus especiales características y se integre de forma armónica con el resto de los cuidados culturales.

En general puede parecer evidente que las cubiertas espontáneas, por su composición, son mucho más útiles para la restauración de la diversidad en los olivares que las sembradas, pero lo que interesa al agricultor es alcanzar, o mantener, una diversidad útil, que no es función directa del número de especies presentes, sino –y sobre todo– de las relaciones que se establezcan entre ellas. Así, en muchos casos, elegir las especies herbáceas a introducir puede ser mucho más interesante, según sean las prioridades en los objetivos que se persiguen: proporcionar apoyo a las poblaciones de insectos útiles, la fijación en el suelo del nitrógeno atmosférico, la aportación de biomasa al suelo, o la protección contra la erosión.

Si la cubierta herbácea la forman especies espontáneas, las adventicias o “malas hierbas”, no es necesario preocuparse por su implantación aunque es posible favorecerla o modificarla, mediante la fertilización y la siega selectiva pero, en general, será la evolución propia de estas poblaciones la que determine la presencia y abundancia de cada una de las especies.

 

Por otra parte es posible intervenir drásticamente, mediante la siembra, y elegir las especies que deban formar parte de esta cubierta, entre las que más nos interesen por:

  • Su ciclo biológico, adaptado a las exigencias del cultivo.
  • La capacidad de producir masa verde, de las crucíferas (jaramago, etc.)
  • La condición de fijar nitrógeno atmosférico, que poseen las leguminosas (trébol, etc) .
  • La mayor resistencia a la descomposición, una vez segada, que es característica de las gramíneas frente a las leguminosas, y que les proporciona una mayor eficacia en la protección contra la erosión.
  • La capacidad de actuar como “bombas de nutrientes”, recuperando los nutrientes lixiviados, o movilizándolos de los horizontes profundos, de las crucíferas.
  • El carácter de nectarífera o polinífera, que puedan presentar algunas especies, por su interés en el mantenimiento de las poblaciones de insectos auxiliares.

48- En nuestra zona hay costumbre de rotovatar a menudo; detrás de una cosecha, para eliminar mala hierba, para mezclar estiércol, para preparar la tierra para plantar, etc. ¿Hemos leído al respecto, pero lo cierto y no parece lo más conveniente, pero aquí es una práctica muy habitual que siguen hasta los productores ecológicos ¿qué piensas sobre el tema? ¿Qué consecuencias puede tener hacerlo repetidamente?

Buena pregunta y de respuesta muy clara, no. Te explico el no pero que prevalezca sobre el resto de argumentaciones.

El rotovatado o fresado de la tierra es una práctica muy habitual en agricultura, especialmente en horticultura, y que facilita enormemente las labores en terrenos de huerta con poca piedra. Pero no por habitual es más conveniente. Su uso generalizado viene a partir de los años 60 con las primeras máquinas con fresa o chilenos y se ha pasado de una herramienta muy interesante a ser la “solución” para todo.

 

Os explico por qué no es conveniente:

  • Con el rotovatado rompemos la estructura de la tierra y cambiamos la textura de la misma
  • En el suelo hay diferentes capas y cada organismo desarrolla su actividad en una de ellas. Si las mezclamos hacemos que aquellos que viven en las capas más hondas, con humedad y en la oscuridad, pasen a estar en las altas y los que se encuentran cómodos en las altas los llevamos a las bajas.
  • Podemos multiplicar enormemente problemas de “malas” hierbas como en el caso de la juncia o la corregüela.
  • Un uso frecuente, agraviado cuando se realiza con tirra húmeda, nos llevará a crear lo que llamamos una “suela de labor”. Esto es una costra bajo tierra que impide la exploración de las raíces y el crecimiento de las mismas, pudiendo provocar también asfixias.
  • Tiene un gran consumo energético

 

Os recomiendo que tratéis de trabajar la tierra siempre en el estado óptimo, que controléis la hierba de la forma que mejor os convenga (ver la entrada sobre manejo de adventícias), que aprovechéis un rotovatado para incorporar los restos de cosecha que quedaban con el estiércol, y sobre todo que combinéis esto con la incorporación de materia orgánica que dará estructura, con la plantación de leguminosas que estructurará el suelo en profundidad y que utilicéis otros aperos como los ganchos, la grada de púas, los subsoladores, las aplanadoras, etc.

49- ¿Qué tipo de riego crees más conveniente y cuál nos aconsejarías para nosotros?

Muy buenas. No existe ningún riego más conveniente, todos tienen sus pros y sus contras. Por tanto, ¿de qué va a depender de que nos decantemos por uno a por otro?

Pues de tres factores principalmente: el tipo de suelo que tengamos (más arcilloso o más arenoso), del cultivo que queramos llevar a cabo (más o menos exigente a una humedad constante), y por último de la zona donde estemos cultivando (niveles de pluviometría y estaciones).

 

Por lo demás no me atrevo a recomendaros uno en concreto sin haber reconocido previamente el sitio donde estáis. A modo de ligeras indicaciones os digo que también va a ser importante el nivel de conocimiento técnico que tenga la persona que vaya a regar habitualmente, la pendiente de vuestra parcela, la comodidad que queráis tener en el riego así como la dependéncia tecnológica y la importancia que le décis al consumo energético.Espero que tenga ocasión de haceros una visita y poder orientaros sobre el terreno.

50- Queríamos algunos ejemplos de asociaciones de cultivo más habituales

Asociaciones se pueden hacer muchas, os pongo unas cuantas que pienso os pueden venir bien y os pongo el motivo de la asociación.

  1. LEGUMINOSAS + MAÍZ + CUCURBITÁCEA: la leguminosa se siembra a la vez que lagramínea, para que sirva como tutor y entre ambas den sombra a la cucurbitácea. (Ejemplo: judía, maíz y calabaza. Al año siguiente habría que poner hoja o raíz)

Atención: evitar plantar en el maíz cuando esté muy crecido, ya que inhibe la germinación y desarrollo de otras hortalizas.

  1. TOMATE + AJO + CEBOLLA: la cebolla y el ajo evitan enfermedades y facilitan elcrecimiento del tomate. Al año siguiente habrá que sembrar sólo de hoja o abono verde de invierno. El perejil con el tomate también estimula su crecimiento.
  2. ZANAHORIAS + PUERRO + CEBOLLA: evitan mutuamente la mosca blanca.
  3. RABANITOS + PATATA o RABANITOS + PEPINO
  4. ESPINACAS + LEGUMINOSAS (habas o guisantes)
  5. ALBAHACA + PIMIENTOS: para protegerlo del pulgón.
  6. COLES + LECHUGA: para aprovechar el espacio con los crecimientos dispares de uno y otro.

Existen multitud de asociaciones más: ajo en la fresa para enfermedades criptogámicas y de ácaros. Espinaca y lechuga para evitar pulgón en las coles. Menta para mejorar el sabor y producción de coles.

Es bastante difícil intentar combinar las rotaciones junto con las asociaciones    beneficiosas. Pero, lo que sí tenemos que tener en cuenta, es no mezclar en nuestro bancal las hortalizas que se lleven mal. Algunos de los ejemplos más típicos:

  1. HORTALIZAS DE LA MISMA FAMILIA:

Sandía-melón-calabaza-calabacín-pepino

Berenjena-tomate-pimiento

Habas-judías-guisantes

  1. GIRASOL – MELÓN o LECHUGA
  2. PEPINO – TOMATE
  3. BERENJENA – CALABACÍN
  4. AJO o CEBOLLA – LEGUMINOSAS

51- Queremos preparar los planteles para poder llevarlos a campo cuando sea momento pero nuestra zona el invierno es bastante riguroso. ¿De qué manera podemos hacer los planteles para tenerlos apunto en el momento sin riesgo a helada?

Queremos preparar los planteles para poder llevarlos a campo cuando sea momento pero nuestra zona el invierno es bastante riguroso.

¿De qué manera podemos hacer los planteles para tenerlos apunto en el momento sin riesgo a helada?

Puedes dejar tu duda o comentario en la sección de abajo.

Para tener un asesoramiento personalizado, puedes registrarte aquí.

No hay comentarios aún.

Dejar un comentario

Introduce tu nombre de usuario y contraseña
descubrirás nuevos apartados para usuarios registrados y podrás gestionar contenido de la página web